Instituciones Educativas más ecológicas

Instituciones Educativas más ecológicas
Instituciones Educativas más ecológicas

El cambio a una conciencia sostenible resulta ser algo difícil de lograr, a medida que los seres humanos somos mayores. Muchas de las costumbres y valores que tenemos, fueron instaurados desde temprana edad por nuestros padres, familia y en los colegios o universidades que estudiamos.

Hasta hace poco, la raza humana no era consciente del abuso al que estaba sometiendo el planeta, comprometiendo de manera indiscriminada los recursos de las generaciones futuras en el acto. En pocos años hemos tomado conciencia de que estamos poco a poco acabando con nuestro hogar. La preservación de especies, utilización de energías sostenibles, reutilización del agua, aprovechamiento de los materiales y los programas educativos son algunos de los cambios que hemos abarcado en nuestro modo de vida para hacer nuestra parte para disminuir el impacto humano en el ambiente.

No existe un único camino hacia la sostenibilidad, ni tampoco hay un modelo que nos guie, pero cada país, cada ciudad y cada persona debe hacer un análisis de cómo puede aportar. Hoy quiero resaltar la importancia que tienen las instituciones educativas en la creación de los valores y hábitos que deben tener los seres humanos desde que son niños para hacer su parte en la creación de un desarrollo que sea sostenible en el tiempo y que no comprometa su futuro.

Si en nuestros centros educativos, establecemos como valores el cuidar y mejorar el medio ambiente y apoyar el desarrollo sostenible, a través de iniciativas, como planes de reciclaje, de ahorro energético o de lucha contra la contaminación, estaremos dando un gran paso hacia la implantación correcta del valor de la Conciencia Sostenible en nuestras generaciones mas jóvenes. Estos niños y jóvenes quizás no sean quienes den solución a los problemas ambientales que atraviesa nuestro planeta, pero sí serán quienes no cometan el error de nosotros, y quizás alivien el dolor de nuestro mundo enfermo.

En Suramérica existen algunos ejemplos de colegios en países como Chile y recientemente en Perú y Colombia (Colegio San José de Barranquilla) donde han transformado la educación ambiental de sus alumnos en su prioridad. Para ayudarse, incluyen infraestructuras como plantas de reutilización de aguas lluvia, huertos de compostaje y hasta granjas educativas para el cuidado de flora y fauna.

En Europa existe una programa llamado Agenda 21 que consiste en un Plan de Acción para transformar el modelo de desarrollo actual, en un nuevo modelo que satisfaga las necesidades de las generaciones actuales sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras.

Algunos de los estados de la Unión Europea, han llevado estos programas hasta el nivel escolar con el nombre de Agenda 21 Escolar. Este programa, mejora la calidad ambiental del centro educativo y su entorno, dándoles así una mejor calidad de vida a los estudiantes y sus profesores. Son proyectos que necesitan de la colaboración de toda la comunidad escolar incluyendo los profesores, así como los padres y alumnos.

Agregar Comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados con *

Sigue informado

Suscríbete al newsletter